La creación de una empresa responde a un proyecto concretado en un plan de negocio. Los negocios pueden adoptar múltiples formas en función de las características de los promotores, de las aportaciones de capital económico y humano así como de las necesidades legales y fiscales de cada parte.

Por ello, es imprescindible una reflexión guiada y pormenorizada de las ventajas e inconvenientes que cada alternativa tiene para el lanzamiento y futuro de la actividad. Asimismo, la dinámica de la actividad va imponiendo nuevas necesidades que es preciso analizar con detalle.

Como soporte técnico y legal de nuestras empresas, con la garantía de un equipo experimentado y multidisciplinar, nos ocupamos de ayudarte en esta materia y aconsejarte siempre la mejor decisión.